Tema 4. Lencería. Técnicas de arreglo de cama

ROPA DE CAMA HOSPITALARIA
  • Cubrecolchón: funda impermeable y ajustable utilizada para cubrir el colchón,  protegiéndolo de la humedad procedente de la eliminación de secreciones de los pacientes.
  • Manta: suele ser de color claro y de lana, es un material ligero y caliente, nunca debe estar en contacto con la piel del paciente. Se dobla a lo ancho y con el lado derecho hacia adentro.
  • Hule: su misión es proteger, suele ser de material de plástico (incomodo para el paciente), en la actualidad se sustituyen por salvacamas de celulosa.
  • Colcha o cubrecama: pieza que cubre la manta y las sábanas. Debe ser resistente a los lavados y de colores claros, habitualmente es blanca. Se dobla a lo ancho y con el lado derecho hacia el interior.
  • Funda de almohada y almohadón: cubre la  almohada, es de algodón y debe ser cambiada diariamente además de cada vez que sea necesario.
  • Sábanas: lienzo que se utiliza para cubrir la cama, por regla general de algodón. Son necesarias una sábana bajera y otra encimera (se utilizan ya en algunos hospitales sábanas ajustables).
  1. La sábana bajera se dobla a lo largo, y con el derecho hacia adentro.
  2. La sábana encimera se dobla a lo ancho, y el revés hacia adentro.
  3. La sabana entremetida se dobla a lo ancho, y con el derecho hacia el interior. Se coloca transversalmente a la altura de la pelvis, en el centro de la cama. Su cometido es el de proteger (hoy en día se utilizan cada vez más salvacamas desechable), puede utilizarse también para desplazar al paciente hacia la cabecera de la cama (es necesario dos personas para poder realizar dicho desplazamiento).
Orden de colocación de la ropa en la cama: 
  1. Colchón y funda
  2. Sábana bajera
  3. Hule o empapador
  4. Sábana entremetida
  5. Sábana encimera
  6. Manta
  7. Colcha
  8. Almohada y su funda

TÉCNICAS DE ARREGLO DE LA CAMA

El objetivo de una cama hospitalaria bien hecha es la de favorecer el bienestar general del paciente y satisfacer su necesidad de descanso y sueño. Por ello, es importante mantener la cama limpia, sin arrugas, con el fin de proporcionar comodidad al paciente. También contribuye a un buen descanso del enfermo, si la habitación está limpia, sin malos olores, sin ruidos molestos y con unas condiciones ambientales (temperatura, humedad, iluminación, etc.) adecuadas.

Normas generales, que se deben tener en cuenta al realizar el arreglo de la cama hospitalaria:
  • La ropa de la cama se cambiará por la mañana, tras el baño o aseo del paciente, y siempre que se manche o se moje, es decir, todas las veces que sean necesarias.
  • Antes de comenzar con el arreglo de la cama, se prepara todo el material necesario.
  • Se empleará un carro de ropa limpia, y otro de ropa de sucia, en el que se depositan las bolsas que contienen la ropa de cama retirada de cada paciente.
  • Los carros de la ropa sucia deben permanecer en el pasillo para evitar la transmisión de microorganismos de un paciente a otro.
  • Hay que lavarse las manos antes y después de realizar una cama. Ponerse guantes.
  • Siempre se explica al paciente lo que se va hacer, pidiendo su colaboración.
  • Se coloca la cama en posición horizontal.
  • El cubrecolchón, la sábana bajera y la sábana entremetida deben estar bien estiradas, sin arrugas, ya que de lo contrario podrían producir molestias y favorecer la aparición de irritaciones en la piel  y úlceras por roce o presión en el paciente.
  • La sábana encimera, la manta y la colcha deben cubrir al paciente hasta los hombros. Se ajustan bajo el colchón, en la zona de los pies, sin remeterlas por los lados.
  • La ropa que se retira de la cama, nunca debe airearse para evitar la dispersión de microorganismos.
  • El arreglo de la cama debe hacerse con rapidez y precisión, pero evitando movimientos bruscos cuando el paciente se encuentre en ella.
  • En habitaciones con más de una unidad de paciente, se protegerá la intimidad de cada enfermo, utilizando un biombo en el caso de que la habitación no dispusiese de cortinas de separación entre unidades.

COMO REALIZAR UNA CAMA CERRADA
  1. Lavarse las manos y ponerse  guantes.
  2. Colocar sobre una silla o mesa auxiliar todo el material necesario en orden inverso a como se va a utilizar, como anteriormente hemos dicho (funda de almohada, colcha, manta, sábana encimera, entremetidas, empapador, sábana bajera y cubrecolchón).
  3. Frenar la cama y colocarla en posición horizontal.
  4. Colocar el cubrecolchón.
  5. Poner la sábana bajera de manera que el derecho queda hacia arriba. Debe dejarse el largo adecuado para poder introducirla bajo el colchón, acción que se realizará primero por la cabecera y luego por el piecero, haciendo las esquinas en mitra o inglete, y remeter por los laterales.
  6. Colocar la entremetida en el tercio medio de la cama, centrándola, y remetiendo por los dos laterales del colchón. Si fuera preciso, se colocará el empapador sobre la entremetida, de forma que quede completamente tapado por ella. Tanto la bajera como la entremetida y el empapador deben quedar perfectamente estiradas y sin arrugas.
  7. Situar la sábana encimera centrada, dejando el revés de la sábana hacia arriba.
  8. Extender la manta de manera que la parte superior quede a unos 20 cm del cabecero de la cama (a la altura de los hombros del paciente).
  9. Colocar la colcha y centrarla.
  10. Con la colcha, la manta y la encimera juntas se confecciona, en cada esquina del piecero, un borde mitra. En la parte superior, volver la sábana sobre la manta, para formar el embozo,. La sábana encimera, la manta y la colcha deben colgar por igual a los lados de la cama y no se deben remeter bajo el colchón.
  11. Colocar la almohada con su funda en la cabecera de la cama, cubriéndola con la colcha.
  12. Quitarse los guantes y lavarse las manos.

COMO REALIZAR UNA CAMA ABIERTA DESOCUPADA

Se procederá de la misma forma que hemos realizado la cama cerrada, con la salvedad:
  1. La colcha y la manta si se van a reutilizar, se doblarán correctamente para volverlas a colocar.
  2. La ropa sucia se retira pieza a pieza, sin agitarla, doblándola sobre si misma y depositándola en la bolsa de sucio.
  3. La sábana encimera se vuelve sobre la manta y la colcha, para hacer el embozo.
  4. En el caso de que se volviese a colocar la misma almohada, por estar en buen estado, se enfunda colocándola en la cabecera de la cama.
  5. Se retira la ropa sucia, depositándola en el lugar adecuado.


TÉCNICA PARA HACER LA CAMA ABIERTA OCUPADA
  1. Lavarse las manos y ponerse guantes.
  2. Se prepara la lencería en su orden, como hemos indicado anteriormente.
  3. Se informa al paciente de lo que se va hacer, pidiendo su colaboración y siempre preservando su intimidad.
  4. La temperatura de la habitación debe ser la adecuada (22º a 24ºC), evitando corrientes de aire directas al paciente.
  5. Se debe proteger al paciente de posibles caídas, por lo que es conveniente realizar esta tarea entre dos personas (se colocarán cada una a un lado de la cama).
  6. Se pondrá la cama en posición horizontal (decúbito supino), siempre que no esté contraindicado para el paciente.
  7. Se retira la ropa de la cama (colcha y manta) que está cubriendo al paciente introduciéndola en la bolsa de sucio, excepto si no están sucias, que se doblaran para su posterior colocación.
  8. Se le quita el pijama o camisón al paciente. Dejando la sábana encimera cubriendo al paciente o se coloca una toalla de baño por encima. No se debe dejar nunca al paciente totalmente descubierto. (se realiza el aseo del paciente)
  9. Se retira la almohada, siempre que sea posible, para cambiarle la funda, dejándola encima de una silla.
  10. Colocar al paciente en decúbito lateral, cercano a uno de los bordes de la cama.
  11. Enrollar la ropa sucia a retirar (sábana entremetida, empapador y sábana bajera) desde el borde de la cama donde nos encontramos, hacia la espalda del paciente.
  12. Comenzar a hacer la cama por el lado contrario al que se encuentra el paciente.
  13. Se coloca la sábana bajera limpia enrollándola hasta el centro de la cama. Se fija a la cabecera y a los pies y se hace el ángulo o mitra.
  14. Se pone la sábana entremetida y el empapador, si fuera necesario, hasta la espalda de la misma forma que la sábana bajera y se fija a lo largo de la cama.
  15. Dar la vuelta al paciente de manera que se situé encima de la ropa limpia, en decúbito lateral, y se hace la otra mitad de la cama, retirando primero la ropa sucia e introduciéndola en la bolsa de sucio sin airear.
  16. Estirar la sábana bajera y entremetida limpias evitando arrugas, remetiéndolas debajo del colchón y realizando la esquina de mitra en las dos restantes.
  17. Colocar al paciente en decúbito supino.
  18. Extender la sábana encimera limpia sobre el paciente y retirar la sucia.
  19. Después de colocar el resto de la ropa, manta y colcha (a la altura de los hombros), se remeten con holgura en los pies de la cama de forma que la ropa quede floja para que el paciente pueda moverse cómodamente y así evitar posturas inadecuadas.
  20. Colocar la almohada limpia  por debajo de la cabeza del paciente.
  21. Dejar colocado al paciente en una posición cómoda y adecuada. Que tenga fácil acceso al timbre y a sus objetos personales.
  22. Se recoge el todo el  material. La bolsa de sucio a su lugar correspondiente.
  23. Se retiran los guantes y se lavan las manos.
La ropa de la cama sucia:
  • No debe agitarse nunca, al sacudir una sábana se favorece la diseminación de microorganismos en el aire.
  • No debe dejarse en el suelo. Se introducirá en bolsas de plástico.
  • Nunca entrará en contacto con la ropa limpia.

CAMA QUIRÚRGICA

Cama que está preparada para recibir al paciente al salir del quirófano.
  1. Para hacerla se realiza igual que una cama cerrada pero añadiendo un hule y una entremetida más. Una de las entremetidas será para la cabecera de la cama
  2. Se retira la almohada (la cama quirúrgica no tiene almohada)
  3. La cama se dejará abierta para facilitar el rápido y seguro acceso del paciente recién operado o grave inconsciente, debido a la baja o nula colaboración, por encontrarse bajo los efectos de la anestesia.
  4. La cama podrá estar ubicada en la unidad del paciente, en la sala de reanimación posquirúrgica o cuarto de despertar, antequirófano, etc. Colocada en posición horizontal y con todos los accesorios que puedan ser necesarios.

FORMAS DE ABRIR UNA CAMA PARA LA RECEPCIÓN DEL PACIENTE
  1. En pico. Se dobla el extremo superior de la sábana encimera, la manta y la colcha por el lado por donde va a acceder el paciente en sentido diagonal a la cama.
  2. En abanico o fuelle. Se coge toda la ropa de cama superior (sábana encimera, manta y colcha) y se forman pequeños pliegues hasta llegar a los pies de la cama, de tal forma que el embozo quede accesible y mirando hacia la cabecera.
  3. De arriba abajo. Se dobla toda la ropa de cama superior hasta los pies de esta (de tal forma que quede abierta) y, después, se vuelve el embozo hacia la cabecera.
La cama quirúrgica, antes de proceder a abrirla primero hay que realizar una especie de embozo o dobladillo a los pies de la cama. Efectuado el pliegue, la cama quirúrgica se puede abrir de dos formas diferentes:
  1. En triángulo o pico. Coger los extremos de los embozos, unirlos formando un triángulo. Después coger el pico de dicho triángulo y arrastrarlo hacia el lado opuesto de la cama plegándolo en abanico.
  2. En abanico lateral. Coger los extremos de los dos embozos y hacer un pliegue en abanico hacia el lateral de la cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario